AESOP, cosmética australiana de culto

AESOP es una marca de cosmética especializada en el cuidado de la piel, minimalista y de gran impacto en los resultados. Produce una selección de productos que van desde limpiadores, tónicos, hidratantes, productos para el cabello y el cuerpo, y están diseñados para completar tu rutina diaria. La estética de sus envases y etiquetado ha creado escuela, ya que son muchas las marcas de cosmética que se inspiran en ellos.

AESOP Skincare. Fue creado en 1987 en Melbourne, Australia. Desde el pricipio, AESOP quería crear productos para el cuidado de la piel, el cabello y el cuerpo que fueron de calidad superior y fáciles de usar. La filosofía que hay detrás de la marca AESOP los sigue diferenciando del resto de competidores. Mientras que la industria se focalizaba en combatir el envejecimiento, AESOP se centraron en tratar, curar y proteger la piel como parte de una rutina diaria. AESOP no quiere que no envejezcas, sino que se compromete a protegerla y a aceptarla de forma natural.

La investigación y el desarollo siempre ha estado en el núcleo de la empresa desde su concepción. Los productos tienen que ser efectivos, y desde sus modestos inicios, han seguido ampliando año tras año su líena de productos. Los tres pilares fundamentales en los que se basan son: la limpieza, la tonificación y la hidratación de la piel.

AESOP Parsley Seed Facial Cleanser

Este limpiador es el más popular de la marca, ideal para pieles normales y mixtas. El limpiador contiene ácido láctico para ofrecer una suave exfoliación, contiene raíz de regaliz para aclarar, y aceite de grosella negra que estimula la regeneración celular.

AESOP Bitter Orange Astringent Toner

Tonifica y elimina las impurezas de la piel que hayan quedado después de la limpieza. La fragancia es increíble, como en todos sus productos, y aporta propiedades anti-inflamatorias y antioxidantes de la avellana y mejora la elasticidad de la piel gracias a la hoja del romero.

AESOP Camellia Nut Facial Hydrating Cream

Hidrata la piel sin dejarla aceitosa. Nutre la piel con ingredientes como la camomila, el sándalo, o el romero.